Realme X3 SuperZoom, ya ha salido, es impresionante.

27.05.2020

El catálogo de Realme es cada vez más cuantioso y tras haber conocido a los Realme 6 ha tocado completar un poco más su estante de gamas alta. En las primeras impresiones del Realme 3X SuperZoom os contamos qué tal es la experiencia con un móvil que, como su nombre anticipa, se centra en potenciar este popular uso de las cámaras alcanzando los 60x.

El molde parece tomar rasgos del Realme 6, pero cambian los acabados y sobre todo cambia la configuración. Con una pantalla que ofrece hasta 120 hercios de tasa de refresco y hasta seis cámaras, veamos qué promete este nuevo móvil de Realme y qué nos parece que cumple al menos en este primer contacto.

Especificaciones del Realme X3 SuperZoom

PANTALLA

AMOLED 6,6 pulgadas FullHD+
Resolución de 2.400 x 1.080 píxeles
Corning Gorilla Glass 5
Refresco de 120 Hz

PROCESADOR

Snapdragon 855+
GPU Adreno 640

MEMORIA RAM

12 GB
LPDDR4x

ALMACENAMIENTO

128 GB
UFS 3.0

CÁMARA FRONTAL

Doble:
32 megapíxeles f/2.5, 80,4 º de amplitud
8 megapíxeles, f/2.2, amplitud de 105º

CÁMARAS TRASERAS

Cuádruple:
64 megapíxeles, f/1.8, amplitud de 78,6º
8 megapíxeles gran angular, f/2.3, amplitud de 119º
8 megapíxeles, f/3.4, OIS, zoom 5X
2 megapíxeles macro, f/2.4
Flash LED

BATERÍA

4.200 mAh
Carga rápida Dart Flash de 30W

SISTEMA OPERATIVO

Android 10
Realme UI

CONECTIVIDAD

4G
WiFi 5
Bluetooth 5.0
USB tipo C
GPS dual

OTROS

Lector de huellas en el lateral
Sonido Dolby Atmos y de alta resolución
Sistema de refrigeración Liquid Cooling Technology 3.0

DIMENSIONES Y PESO

163,8 x 75,8 x 8,9 mm
202 gramos

PRECIO

499 euros

realme X3 SuperZoom 12/256GB

PVP en FNAC 499,90€PVP en PcComponentes 499.00€PVP en MediaMarkt 499.00€

Una brisa de aire "mate" entre tanto brillo

No es fácil asentar un estilo propio si la premisa es seguir las tendencias, pero normalmente cada fabricante logra crearlo y es el caso de Realme. La prueba: este nuevo Realme X3 SuperZoom recuerda mucho a sus predecesores tanto en su estética como en las sensaciones que da al agarre.

Así, como hemos dicho a primera vista recuerda mucho al Realme 6, tanto por las dimensiones como por mantener un tono blanco con brillos multicolores que es muy parecido. De hecho, tiene el mismo volumen y peso que el Realme 6 Pro, aunque en este caso es mate y eso hace que evite en gran medida la suciedad por las huellas dactilares, si bien también resbala más.

El borde encaja a la perfección con la trasera, teniendo un tono distinto y metalizado. Los extremos laterales se curvan muy ligeramente y eso hace que dé la impresión de que es un móvil más delgado de lo que es realmente, siendo bastante cómodo en mano.

El acabado de la trasera es mate eso hace que evite en gran medida la suciedad por las huellas dactilares, aunque también resbala más

Por este tamaño puede resultar algo pesado, aunque de la misma manera que muchos otros actuales incluyendo los Realme que hemos mencionado, y siendo algo más ligero que el Redmi Note 9 Pro. Al menos logra ser cómodo en mano, también si colocamos la funda que se entrega junto al terminal y que hace que el saliente se disimule algo más (y quede más protegido al apoyarlo).

Las dimensiones vienen dadas en parte por una pantalla de 6,57 pulgadas de diagonal, un tamaño dentro de la media habitual de los últimos meses que en este caso queda en una resolución FullHD+. Eso sí, como vemos en algunos gama media (especialmente de esta marca) se opta también en este caso por un panel IPS, aunque eso no lo exime de venir a tope de saturación y brillo.

Esto se podrá configurar en los ajustes de pantalla, si bien profundizaremos en todas estas opciones en el análisis a fondo. Por ahora podemos decir que la experiencia de visualización es correcta y más que aceptable, con buen contraste, detalle suficiente y un buen desempeño sea texto, vídeo o el contenido que muestre.

Hablando también del diseño y el panel, en este caso se opta por el agujero para las cámaras frontales, que son dos. Así, tanto la lente estándar como el gran angular para las fotografías subjetivas se encajan en la mitad superior del panel, siendo quizás menos invasivo que en el centro pero tampoco excesivamente discreto, aunque por ahora la isleta no nos ha molestado en ninguna app de pantalla completa.

Un procesador de la generación anterior que tiene aún mucho que decir

Hay algo que no hemos comentado al hablar de la pantalla, porque en realidad también afecta al rendimiento en general: la tasa de refresco. Algo que podemos dejar que se ajuste de manera automática o bien seleccionar el valor mínimo (60 Hz) o el máximo (120 Hz), sin medias tintas pero sin exigir cambios en la resolución.

Hablando de la experiencia, si el cambio de 60 a 90 Hz es ya perceptible, ajustarlo a 120 Hz es un salto considerable dando un extra de fluidez que se aprecia desde el primer momento y se agradece: todo va más ligero en el software, sobre todo los scrolls. Nuestro interés también es ver qué tal sienta en los videojuegos que lo soportan, y de momento hemos tenido experiencias muy buenas con el 'Final Fantasy XV Pocket Edition' o apps como Google Earth.

Acompaña a que esto sea así el procesador. Realme ha jugado la carta de prolongar la vida a un SoC del año pasado y en este móvil vemos un Snapdragon 855+, un procesador para la alta gama de Qualcomm que a priori sigue siendo una opción totalmente válida para un equipo potente. Hemos podido abrir apps exigentes como las que hemos citado, el 'PUBG' y servicios de streaming sin percibir lag ni ningún otro signo de que el hardware sea insuficiente.

Ayudan también los 12 GB de RAM que vienen con el modelo que hemos podido probar, de manera que tanto la multitarea como la carga y ejecución de tareas se sucede con normalidad y sin tampoco notar un exceso de temperatura preocupante. Si estamos 30 minutos o más usándolo para algo multimedia es cuando podremos notar un ligero aumento de temperatura en la mitad superior, pero como decimos nada que exceda lo habitual.

Hablando pues de la experiencia multimedia, comentar que el audio parece de calidad en lo que la marca denomina altavoz "súper linear", logrando que el sonido salga de manera nítida y equilibrada al menos en lo que hemos podido probar. Eso sí, pese a no ser un terminal delgado no incluye minijack de audio y para conectar auriculares nos tendremos que valer de un adaptador o Bluetooth si no disponemos de auriculares USB tipo-C.

De la batería aún es pronto para hablar, aunque no parece que los 120 Hz sean demasiado exigentes o que los segundos planos estén descontrolados. Una primera carga nos ha aguantado más de un día en esta tasa de refresco (sin llegar a hacer un uso exhaustivo), pero esto lo veremos en detalle en el análisis completo.

De lo que sí podemos empezar a comentar algún detalle es de Realme UI, la capa de personalización que acompaña al sistema en este caso. Al haber podido probar otros móviles de la marca es un software que nos empieza a resultar familiar, pero para quienes lo tengan menos conocido podemos decir que destaca por las opciones de personalización, incluyendo los iconos de las apps, y añadidos como los gestos en pantalla apagada, el modo de juegos o algo que no es tanto una especificación pero sí un hecho: normalmente es un software aparentemente "ligero" y va bien, fluido. 

Llevedias, Fundador de Software++